Blog

¿Qué es la iglesia?

La palabra iglesia y su significado viene del griego “EKKLESIA” la cual significa “Asamblea, reunión de creyentes”. En la bíblia la iglesia viene a hacer presencia en los grupos de pesca en donde se reunían y compartían la palabra. Se habla en la escritura de dos tipos de iglesia: una es la iglesia Universal, la cual esta formada por los creyentes a nivel mundial, y la segunda es la iglesia local, la cual hace referencia a los cristianos reunidos en un lugar especifico para adorar a Dios. La iglesia hace semejanza a la unidad en cuanto a que es el cuerpo de Cristo y Dios es la cabeza.

La iglesia nace en el día de Pentecostés, es una celebración en donde desciende el espíritu santo, bautizándolos y da inicio a la primera predicación hecha por Pedro: En donde estaban celebrando un día de pentecostés y del cielo cae un estruendo como viento que soplaba y lleno toda la casa en donde estaban, fueron llenos del Espíritu Santo y empezaron a hablar en lenguas diferentes, había gente que se maravillaba , asombrada de lo que estaba sucediendo , como también había gente que se burlaba y decían que estaban llenos de mosto. Hechos 2.

Quienes conforman la iglesia cumplen con ciertas características: la primera es que sean hijos de Dios “Más a los que les recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hijos de Dios”. Juan 1:12. Esto quiere decir que a los que aceptan a Dios y creen en sus promesas son llamados hijos de Dios. Segundo: son los que han sido bautizados en el cuerpo de Cristo, es decir que seamos bautizados por un solo espíritu en un cuerpo, independientemente de su cultura o nacionalidad, todo tenemos derechos de beber de un solo espíritu. 1 corintios 12:13. La tercera característica es que como cristianos confesemos que Jesucristo es su único y suficiente salvador personal, “que, si confesare con tu boca que Jesús es el señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levanto de los muertos, serás salvo”. Romanos 10:9, es decir que si obedecemos estas características no solo gozamos de muchas promesas y privilegios que tiene Dios para sus hijos, sino que somos merecedores de la máxima recompensa que nos da el señor, que es la Salvación.

La iglesia de Dios debe cumplir con unos objetivos, como una garantía de que se está haciendo bien el trabajo a través de los instrumentos que usa Dios para su obra, aquí debemos dejar claro que una cosa son los servidores de Dios , y otra es quien sea la cabeza de la iglesia , como una jerarquía que no se puede interrumpir, cambiar o ajustar: La cabeza de la iglesia siempre será Dios y los pastores de cada iglesia vienen siendo como esos mayordomos quienes son obedientes a la palabra y a la voluntad de Dios, es decir que nosotros nunca debemos tomar como guía a un Pastor porque son seres humanos como nosotros y por naturaleza tenemos concupiscencia, nuestra guía siempre debe ser Jesucristo quien tuvo una vida sin mancha.

El primer objetivo es proclamar el evangelio, es decir que estamos llamado a ser discípulos de todas las naciones, a bautizar en el nombre del Padre del Hijo y del Espíritu Santo, con la promesa de que Dios estará con nosotros hasta el fin del mundo. Mateo 28:19-20. El segundo objetivo de la iglesia es producir pruebas de poder, es decir que el Padre el Hijo y el Espíritu Santo entra en nosotros y nosotros en ellos, por tanto, tenemos el poder si es voluntad de Dios, de obrar y porque no de hacer milagros. El tercer objetivo es establecer el reino de Dios en la tierra, es decir que tengamos la plena confianza y creencia que nuestra vida debe ser gobernada por Cristo, Romanos 13-13.  El cuarto objetivo es difundir la sabiduría de Dios, como lo dice su palabra que sea conocida por medio de la iglesia a los principados y potestades en los lugares celestiales, Efesios 3:10. Y por ultimo el quito objetivo es reproducirse espiritual y numéricamente, es decir que en su palabra nos dice que si alabamos su nombre el aumentará el numero de personas para salvación y que debemos tener un corazon limpio para invocarlo a él alejándonos del mundo. Hechos 2:47 y 2Timoteo 2:22.

En nuestra vida es normal encontrar a las personas hablar de diferentes religiones incluso de una misma religión, pero nos damos cuenta de que no compartimos la misma doctrina y ahí debemos tener cuidado de no agradar a Dios estando en el lugar equivocado. Hay unas características que me dicen si estoy en una verdadera iglesia: Debe haber estudio y vivencia de la palabra como lo dice en su palabra, debemos tener una vida organizada debemos reflejar tal cual el ejemplo que muchos hombres en la biblia nos han dejado como guía, 2 tesalonicenses 3:6-7. Debe haber una organización ministerial, es decir que en la iglesia debemos tener espacios diferentes dependiendo de las clasificaciones en grupos de jóvenes, mujeres, hombres alabanza, oración y siempre debe estar liderado por personas con la suficiente sabiduría para poder guía cada ministerio Hechos 6:3-4. Debe haber sometimiento de unos a otros, es decir que debe haber obediencia, Efesios 5:21.

Debemos experimentar un despliegue de poder y dones del Espíritu Santo, su palabra dice en 1 Corintios 12:8-11 que Dios despliega diferentes tipos de dones en cada uno de nosotros dependiendo su santa voluntad. Nosotros como creyentes debemos darnos cuenta de un crecimiento numérico en los que llegan a la iglesia a congregarse, es decir que en medio de alabanzas y adoraciones Dios va añadiendo a personas en el templo todo para que sean salvos. Debemos ser testigos de un proceso que inicia con una creencia en la doctrina, ser enseñados en la cena del señor, en los diezmos y las ofrendas todo esto con el fin de ser disciplinados y enviados a predicar a mostrar nuestro crecimiento dando fiel testimonio.

Ya viendo anteriormente las características que me dicen a mi que me encuentro en una verdadera iglesia hay que dejar claro que debemos hacer unos esfuerzos por pertenecer a la iglesia, es decir que debemos tener una participación presencial en las diferentes actividades que realizan como congregarnos, asistir a las reuniones que hacen en el ministerio al que pertenezco o quiero pertenecer, solo yo se cuando puedo y quiero participar, otra cosa es que no quiera participar.

Para dejar más claro el tema es importante entender que como hijos de Dios que queremos practicar la fe, se nos van a presentar algunos obstáculos que utiliza satanás para no nos congreguemos y que hacen dividir la iglesia, el primero de ellos es que trata de meter división y mutilar la iglesia, como lo dice en su palabra Hechos 20:30, que habrá hombres entre nosotros que hablaran cosas perversas para llevarse a los discípulos, siempre buscando de alguna manera como apartarnos de la iglesia. La segunda es introduciendo apostasía, como lo dice en su palabra 1 Timoteo 4:1 que habrá espíritus engañadores y doctrinas de demonios lo que harán que mucha gente se confunda para que terminen negando la fe en Cristo, es como negociar con Dios, quieren dañar la fe, solo hablan de promesas no de obediencia ni compromiso, queriendo dañar la doctrina. La tercera es desviando los intereses espirituales a económicos o de otra índole, maltratando a los creyentes, es decir que llegaran personas que enseñen otra cosa, lo cual causará envidias, pleitos y blasfemias como lo dice en 1 Timoteo 6:3-5, como cuando Pastores de otras iglesias desvían la palabra de salvación por el dinero, cambian la doctrina. El cuarto obstáculo nos dice que habrá personas que metan rebeldía y crítica en la palabra dice que habrá personas que me hagan ver que son creyentes y adoradores, pero son estafadores, son demonios que también creen y tiemblan, Santiago 2:19. Es por eso que no hay que hablar mal de los pastores, hay que orar por cada uno de ellos, porque son personas que Dios puso para dirigirnos, porque al criticarlos es como si estuviera argumentando la voluntad de Dios.

Ahora hay una promesa para la iglesia que es la que nos debe tener con “la fe intacta” como dicen por ahí, y es que cuando el enemigo quiera venir a atacar la iglesia o quiera dominarla, no lo podrá hacer por que la iglesia es de Cristo, y él ha pagado un precio muy alto.

Para terminar, debo aceptar que anteriormente tenías muchas falencias en mi fe, lo empecé a notar a medida en que mi participación y mi asistencia en la iglesia fue aumentando. Considero que, a través del ejercicio de escudriñar palabra por palabra del tema de La Iglesia, me ha llevado a confrontarme con mi practica cristiana ya sea que lo esté haciendo este bien o mal, pero reconozco que me ha dado herramientas para mejoras en muchos.

aspectos, para creer y confiar que tengo un Dios que todo lo puede, que es mi fortaleza, que yo soy iglesia siempre y cuando haga méritos por ser hija de Dios y así lo creo, que debo estar al servicio, que debo ser una herramienta de Dios para llegar a otras personas y llevarlas a los pies de Dios, que debo hablar y actuar con testimonio , porque quienes me rodean están con los ojos puestos en mí, que debo ser participe de las actividades de la iglesia y que debo entender que por estar en los caminos del señor llegarán a mi vida muchas pruebas, que tratarán de confundirme, de alejarme de mi fe, pero en la palabra tenemos una promesa y es que la iglesia nunca será perturbada por satanás por pertenece a Dios todo poderoso y Jesucristo ha pagado un precio muy alto por nuestra salvación.

 

“Por que mayor es el que está en vosotros, que el que está en el mundo” 1 Juan 4:4