MISIÓN

Somos Una Fundación con ideas nuevas para cambiar estilos de vida que contribuye integralmente en el desarrollo del progreso y bienestar de los Niños, Niñas, Jóvenes,  Mujeres  y  Hombres  cabeza  de  hogar  y  en las Familias en general en situación de vulnerabilidad, dándoles una identidad como personas con valores morales para que puedan  desarrollar  sus  proyectos  de  vida  y  emprender oportunidades labórales y empresariales,   haciendo   así   de   estas  familias  miembros  útiles  a  la  sociedad, promoviendo sus actividades productivas, organizativas y sociales como medio para mejorar su calidad de vida.

VISIÓN

Ser una fundación consolidada que haga parte activa del proceso en el progreso y el bienestar Niños, Niñas, Jóvenes y sus familias tanto en su vida personal como en el ámbito social enfocado en valores, ayuda psicológica, apoyo pedagógico, deportivo, cultural, espiritual y el cuidado del medio ambiente logrando una sociedad más protagonista de un mundo más justo y sostenible.

 

 

En marzo del 2019 la Fundación Sembradores de Luz visitó el ancianato de abuelitos del barrio Ciudad Jardín de la localidad Antonio Nariño, para acompañarlos y asistirlos de una manera especial. Reconocemos la importancia del cuidado y valor de nuestros ancianos, es por eso que proyectamos actividades sociales de visita a diferentes Hogares compartiendo un tiempo de calidad con sus integrantes donando alimentos, dando charlas en restauración y sobre todo dejando una huella de amor a quienes más necesitados.

FUNDACIÓN SEMBRADORES DE LUZ

Queremos que se vinculen muchos voluntarios a nuestra Fundación Sembradores de Luz, nuestro anhelo es continuar creciendo con el alcance de Hogares en Bogotá, así llevar tiempos de calidad a los visitantes. Deseamos que cada visita a los Hogares sea más constante, por eso esperamos que nuevos voluntarios hagan parte de nuestra Fundación.

Muchos Hogares esperan la visita de voluntarios entregados, amorosos y comprensivos, que entiendan las falencias del otro y actúen en amor y misericordia. La ausencia de amor en estos hogares es evidente. Pero tenemos el gozo en nuestro interior al ver las sonrisas y recibir los abrazos sinceros de aquellos que visitamos. Sabemos que dejamos huella, queremos alcanzar muchos más.