Nuestra Historia

En el año 1996  del mes de abril  a raíz de una circunstancia familiar muy dolorosa  conocimos del Señor él empezó hacer a obrar de una manera rápida  en nuestras vidas y hogar transformo lo viejo y viciado por cosas nuevas y hermosas. Fuimos enseñados en la palabra con los pastores Manuel y Nelly Benavides, hijos de la iglesia Filadelfia central de los pastores misiones Colin y Miriam Crawford.

Isaías 49:6 R.V.

Sembradores de Luz Filadelfia

``Poco es para mí que seas mi siervo para levantar las tribus de Jacob, y para restaurar el remanente de Israel; también te di por luz de las naciones para que seas mi salvación hasta lo postrero de la tierra”.

El Señor nos fue capacitando al llamado que hoy estamos ejerciendo  a través de estudios en la palabra con el seminario bíblico Filadelfia y otros estudios. En el año 2004 salimos a pastorear con la palabra Génesis, “12  Pero Jehová había dicho a Abram: Vete de tu tierra y de tu parentela, y de la casa de tu padre, a la tierra que te mostraré”, La iglesia se inauguró el 13 de julio del 2004, y hasta el día de hoy nos ha dejado ver su gloria.

Inicialmente estuvimos un tiempo en el barrio de Sierra Morena,  de allí Dios nos direccionó al barrio Restrepo donde hemos permanecido hasta el presente año.

En nuestro corazón de pastores siempre ha estado la inquietud de restaurar, capacitar, formar y enviar en a las personas que Dios añade a la iglesia con una herramienta clave como lo es el discipulado donde a través de la palabra se permite a las personas aprender más de Cristo y llevar la buena nueva a muchas familias, hombres y mujeres que no conocen de Dios.

Nuestros hijos William Steban, Natalia y Daniel siempre han estado allí apoyándonos, creyendo aquello que el Señor nos ha dicho.  Verlos crecer y servir en la obra de Dios alegra nuestro corazón, sabemos que la buena obra que el Señor empezó en ellos la perfeccionará, así como con muchos de nuestros hermanos en la iglesia, hemos sido premiados en ver cómo Dios ha cumplido cada promesa dada sobre sus vidas.

La palabra que enmarca nuestra visión y misión es Isaías 49:6 donde el propósito es levantar, restaurar y enviar la buena semilla que en Cristo se forma. Nuestro sueño como pastores es poder ver el crecimiento en el discipulado, ver como cada oveja que llega a nuestra iglesia es restaurada legítimamente y a su vez inicia su proceso de restauración, solo con una mira trazada amar al Señor Jesucristo y hablar a otros sobre sus verdades, siendo instrumentos que crecen espiritualmente y ministerialmente.